Login

Inicio

El Club

Secciones

Actividades

Calendario

Socios

De Interés

Guadarrama y Ayllón

  Si quieres ir rápido camina solo. Si quieres llegar lejos ve acompañado.            

Guardar

Telegram
Wikiloc
Facebook
Twitter

 

A.D. Grupo de Montaña Pegaso

Altos de Hontanares

Domingo,  27 de octubre de 2019

A las 9:30 de una mañana de domingo soleada, con poco viento y con temperatura agradable, llegó el autocar del club a la plaza de Pinilla del Valle, lugar de comienzo de la ruta del día, con 42 miembros del club, a los que se unió en destino Silvia acompañada de Dólar, por un día. Tras 10 minutos de preparativos se inició la marcha en la que como que es habitual se plantearon 2 opciones, larga y corta, con compañeros en ambas.

Durante el trayecto de viaje en el autocar se hizo hincapié en los aspectos más interesantes para destacar del día: las extraordinarias vistas de todos los alrededores desde la cuerda del Alto de Hontanar; la majestuosidad del Puente Canto o Puente del Congosto, puente medieval con arco de medio punto sobre la bravura del río Lozoya que en ese punto esculpe un sorprendente barranco rodeado de un cauce de piedra labrada por la fuerza del agua; y el Sabinar de Lozoya, único en toda la Comunidad de Madrid, reducto de cuando en la zona el clima era más frío y seco.

Los primeros 5 kilómetros subían casi en línea recta desde el pueblo hasta el Collado de la Portilla con unos 450 metros de desnivel acumulado, haciendo que como siempre y mayoritariamente hubiera que ir parando para desprenderse de ropa por el calor. También como es habitual el grupo se estiró bastante partiendo lo que sería ya el grupo mayoritario de la opción larga y el grupo principal de la corta.

Desde el collado y siguiendo la cuerda de Altos de Hontanar fuimos pasando todos por el Cachiporrilla, punto más alto de la ruta con sus 1617 metros, con el grupo de cierre de la corta en el que estaba yo, compuesto en ese momento por 6 personas, sobre las 12:15.

El descenso al Puente Canto se hizo desde la caseta de vigilancia por el robledal del track, salvo 3 compañeros de la corta que decidieron bajar por una variante que pasaba por un depósito de agua que hay en la zona.

El Puente Canto fue el lugar elegido mayoritariamente como lugar de parada larga y en muchos casos de comida. Mención especial para nuestros compañeros Jorge H. y Jesús Esteban, que tras realizar la ruta recogiendo las pocas setas que encontraron, se dieron un homenaje junto al cauce del río de setas a la plancha, cocinadas con la ayuda de un hornillo que transportaban en la mochila de Jesús, que una vez más me demostró que su mochila tiene cabida para todo y que no todo en Pegaso es correr J.

El puente marcaba la separación entre las rutas corta y larga, llegando el grupo de cierre de la corta aproximadamente a las 14h.

Los compañeros que hicimos la corta fuimos volviendo desde ese punto a Lozoya en diferentes grupos en un total de unas 12 personas, a los que hay que añadir 3 personas que realizaron la ruta circular para volverse en coche a Madrid desde Pinilla del Valle.

El resto realizaron la extensión larga subiendo por el Sabinar de Lozoya junto al Cerro del Chaparral y regresando por el arroyo del Villar, conformados fundamentalmente en 2 grupos, uno en el que estaba Pedro y que realizó la vuelta sin llegar al Cerro de la Cruz y otro en el que estaba Manuel que sí llegó al Cerro de la Cruz y al mirador que hay a sus pies.

Los 40 que volvimos con el autocar fuimos llegando a Lozoya aproximadamente entre las 14:30 y las 17:30, pudiendo tomar tranquilamente unas cervezas hasta la salida del autocar a las 18:30.

Durante la ruta no hubo ningún incidente y afortunadamente no hubo cazadores a pesar de ser temporada de caza. Si bien le quedaban al otoño unas dos semanas para mostrarse en total plenitud de colores, compensó que el día saliera despejado y luminoso permitiendo disfrutar de las vistas.

Hasta aquí la crónica de la primera actividad que coordino en el club. Quiero agradeceros a todos vuestra participación y espero que disfrutarais de una ruta que sin ajustarse a los estándares habituales del club, permite conocer zonas muy poco frecuentadas de nuestra sierra con un alto valor paisajístico.

Coordinador: Javier Gil